Consejos para eliminar las malas hierbas de tu jardín

Son muchas las tareas que debes tener en cuenta para conseguir que tu jardín o tu huerto crezcan y se mantenga en perfecto estado. Una de ellas y que tiene una gran importancia es la eliminación de las malas hierbas, ya que estas hierbas complicarán el crecimiento de tus cultivos, pues estarán compitiendo por los nutrientes y por el agua, además de que pueden provocar plagas y enfermedades de todo tipo. Y a esto hay que sumarle la parte estética, ya que las malas hierbas ofrecen una imagen de dejadez que a nadie le gusta ver, y mucho menos en sus propios cultivos.

El principal problema de estos hierbajos es que mucha gente no sabe bien cómo retirarlos de forma adecuada, lo que hace que con el tiempo vuelvan a aparecer y se tenga que repetir el proceso de eliminación una y otra vez. Por ello hemos querido dedicar un post específico en el que te vamos a dar una serie de consejos para eliminar las malas hierbas de tu jardín para siempre.

Antes de nada, ¿por qué las malas hierbas pueden dañar tus cultivos?

·         Compartir los recursos: el principal inconveniente es que estas malas hierbas reducirán la cantidad de nutrientes y de agua disponibles para tus cultivos. Partiendo de la base de que los recursos ya pueden ser limitados de por sí, es muy probable que estas malas hierbas no permiten a tus plantas ornamentales crecer con todo su potencial.

·         Plagas y enfermedades: estas malas plantas aumentarán las posibilidades de que tus cultivos sufran plagas y enfermedades que pueden poner en riesgo su salud. La cochinilla y el pulgón son algunas de las más comunes, y además muchas malas hierbas están infectadas por hongos, siendo muy fácil que los traspasen a tus cultivos.

¿Cómo eliminar las malas hierbas?

Mucha gente opta por quitar las malas hierbas a mano, algo que sirve como medida preventiva, pero que no se muestra como una solución eficaz de cara al futuro, ya que al no arrancarlas de raíz, volverán a aparecer con toda seguridad. Si aun así eres una persona tradicional y prefieres continuar optando por este método, te recomendamos que lo hagas con el suelo mojado, ya que de esta forma te será más fácil retirar las plantas sin romperlas.

Nosotros recomendamos la utilización de herbicidas, sin duda el método más eficaz. Son productos que están diseñados para interrumpir el desarrollo de las plagas y las malas hierbas, aunque es importante utilizarlos correctamente y acertar con la elección del herbicida para no dañar el resto del cultivo.

Existen diferentes tipos de herbicidas entre los que elegir:

·         Herbicidas totales: son los más eficaces, ya que combaten directamente la vegetación, acabando con las malas hierbas de raíz de manera muy eficaz. Algunos de los herbicidas totales más usados son el Glifosato y el oxifluofenentre otros muchos.

·         Herbicidas selectivos: son similares los totales, pero no afectan a toda la vegetación, sino únicamente a parte de ella.

·         Por su forma de aplicación: existen herbicidas que se aplican directamente en el suelo o de forma foliar, sobre las hojas.

·       Por el momento de su aplicación: en función de cada cultivo habrán  diferentes herbicidas que se adapten mejor o peor a la situación de las plantas, diseñados para aplicar antes o después de la siembra.