Plantas y extractos esenciales para la extracción de aceites

Los aceites fabricados a partir de plantas son ingredientes fundamentales en el cuidado de nuestra piel y cabello, por ello son tan populares en los productos de cosmética. Gracias a sus propiedades, hay algunos vegetales que se han convertido en verdaderos clásicos de la belleza.

Plantas clave en la cosmética natural

La elaboración de aceites esenciales a partir de plantas es una de las mejores formas de que disponemos para aprovechar todas las propiedades cosméticas y medicinales que pueden ofrecernos los vegetales.

Si todavía no tienes claro qué aceites naturales pueden resultarte de utilidad, te presentamos cinco que puedes incorporar en tu rutina diaria de belleza y cuidado, ¡empezarás a notar los cambios enseguida!

Aceite de coco

Uno de los ingredientes más hidratantes y nutritivos del mercado es el aceite de coco. Este producto te permite mantener tu piel suave y elástica, tanto a nivel general, como aplicado a zonas concretas (bolsas en los ojos, labios cortados). También es muy eficaz en el cuidado del cabello seco: hacer una mascarilla casera con aceite de coco y dejarla actuar durante al menos unos minutos devolverá brillo y salud a las melenas más maltratadas.

Aceite de árbol de té

El árbol de té es uno de los viejos conocidos de la cosmética, ya que es uno de los remedios más eficaces para combatir todo tipo de granos y acné. Aplicar un poco de este aceite de propiedades desinfectantes conseguirá eliminar las imperfecciones de la piel en apenas unas horas.

No obstante, debes tener cuidado, ya que también es un producto fotosensible. Para evitar quemaduras y manchas en la zona de aplicación, lo mejor es utilizarlo por las noches.

Aceite de argán

Las propiedades del aceite de argán son también un clásico de la cosmética natural. Además de sus propiedades hidratantes, el el extracto de las almendras de este árbol que crece en la zona norte de África, es uno de los mejores ingredientes para luchar contra el envejecimiento de la piel.

Su alto contenido en antioxidantes y vitamina E restaura las propiedades de nuestra piel, eliminando los signos de la edad y reduciendo la aparición de arrugas.

Aceite de rosa mosqueta

Si estás buscando eliminar algunas cicatrices, el aceite de rosa mosqueta es todo un básico. Su gran aporte vitamínico, combinado con la gran cantidad de ácidos grasos que porta, hacen de este aceite natural un gran regenerador de nuestra piel, que le devuelve elasticidad aumentando su producción de colágeno.

Además, como estimulante de la melanina, puede igualar el tono de la piel cicatrizada para disminuir su apariencia y disimular las marcas.

Aceite de lavanda

Por último, pero no por ello menos importante, el aceite de lavanda es un auténtico todoterreno de la belleza. Tiene muchas propiedades, lo que lo hace perfecto para hidratar y regenerar la piel, además de evitar el envejecimiento de la piel. Pero, además, potencia las cualidades de otros aceites, con lo que puedes añadirlo a tu rutina para mejorar las propiedades de otros extractos que estés utilizando.